Pensando sobre los que piensan diferente

Desde la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, pasando por el conflicto sobre Papel Prensa, y llegando a 678 y Periodismo Para Todos, hemos transitado algunos años de largo y tendido (mas  no siempre profundo) debate sobre el periodismo, los medios de comunicación, el rol del Estado y los privados, etcétera. En mi opinión, una de las frases que más ha hecho eco en este debate es “atacan a quien piensa distinto”.

Tanto voces afines como críticas del gobierno han acusado a sus contrincantes de atacar y descalificar a quienes piensan distinto. Desde Clarín, hasta 678. Pareciera que se puso de moda en la sociedad argentina una confusión. Una confusión entre dos expresiones parecidas pero que vistas con lupa son profundamente distintas.

678 pensando distinto

Parecería que estamos confundiendo “pensar distinto” con “estar equivocado”. No es lo mismo pensar distinto que estar equivocado y por lo tanto no son intercambiables, incluso a pesar que “pensar distinto” puede llegar a contener lógica y semánticamente la expresión estoy equivocado. Y que puede que alguien que está equivocado es alguien que piensa distinto (e.g. si uno piensa sin tener en cuenta la lógica e incurriendo en contradicciones, usa sintaxis y gramáticas rotas como el legendario embaucador Jacques Lacan o es un filósofo posmoderno).

En cualquier caso, yo puedo pensar distinto que usted si sostengo que el helado de limón es el más rico y usted sostiene que es el de chocolate amargo. Yo puedo pensar distinto que usted si creo que es preferible que un equipo de fútbol juegue bien a que emerja vencedor. Pero jamás negaría ni la existencia del helado, ni sostendría que San Lorenzo le ganó su último partido a River. Esto último no es pensar distinto, sino estar equivocado.

Un negacionista del Holocausto no piensa distinto, está equivocado.
Un negacionista del cambio climático antropogénico no piensa distinto,  sino que está equivocado.
Un negacionista del HIV/SIDA está equivocado, no piensa distinto que los demás.
Alguien que piensa que la Tierra es plana, no piensa distinto. Está equivocado.

Quedará para otra entrada la cuestión sobre qué implica el estar equivocado. Pero estimo que los ejemplos anteriores encontraran un consenso respetable respecto a su falsedad. No obstante, estás discusiones bastan para ejemplificar que pocas cosas escapan a la filosofía ya que las concepciones sobre la verdad (epistemología y semántica), la realidad (ontología) y demás deben primero abordarse filosóficamente.

No obstante, la diferencia es que pensar distinto significa evaluar datos empíricos de manera diferente, por ejemplo podemos atacar la problemática de entender la desigualdad social desde diversos enfoques metodológicos: El coeficiente de Gini, el índice Theil y el índice Palma, la división por quintines, tomar el 20% más pobre vs el más rico, etcétera.  Todas éstas medidas; con ventajas y desventajas en la forma que muestran la desigualdad, ofrecen una gran riqueza de información permitiendo entender las dinámicas del cambio social entre los países. Pero afirmar una cifra de desigualdad totalmente incongruentes entre si o, negar la desigualdad de plano no es pensar distinto sino estar equivocado. Alguien que afirme que vivimos en una sociedad igualitaria no es un pensador disidente, es un mentiroso (a sabiendas o no).

Pensar distinto significa discrepar sobre dos teorías que explican un mismo hecho (no negar la existencia del hecho), esto es muy frecuente en el ámbito científico. Como lo ejemplifica el darwinismo y el lamarckismo (que aún cuenta con adeptos, tristemente). O las diferentes interpretaciones de la mecánica cuántica, como ser el caso de la interpretación de Copenhague.

Significa tener valores morales disidentes, como por un lado un libertario que sostiene que lo importante es reducir la pobreza y no la desigualdad, ya que esta es una propiedad que emerge naturalmente en una sociedad capitalista. Y por el otro lado una persona racional, que sabe que la libertad y la cooperación fructífera sólo se da entre iguales. Y que la igualdad social se correlaciona con una mejor calidad de vida.

Por lo tanto, una cosa es la mentira o la falsedad y otra es pensar distinto. Una cosa es negar la realidad y otra pensar distinto. Pero la estrategia de “yo sólo pienso distinto” pone en pie igualdad a quienes sostienen el creacionismo y a quienes sostienen la síntesis evolutiva. El creacionista no tiene otra opinión, ni otra mirada: está equivocado.

En resumen, cuando un político o un periodista diga que “piensa distinto” primero hay que asegurarse, realmente, que está pensando y no fabulando o inventando. Y para eso es necesario revisar los datos, adoptar un enfoque científico, una filosofía realista que sostenga la existencia de hechos puros por fuera de las interpretaciones, etcétera. Aquél que sostenga proposiciones (por ejemplo, afirmaciones) que no se condigan con la realidad no es alguien que piensa distinto: es alguien que está equivocado. Por lo tanto si Macri o Cristina afirman que el país mejoró/empeoró hay que revisar los datos y ver qué tanto hay de cierto. Y no vale enojarse y cubrirse detrás de la libertad de expresión o gritar que a uno lo están agrediendo si uno está equivocado y es refutado. Hacer puchero y llorar en la iglesia no modifica los hechos (no los pertinentes al debate, al menos).

blog entry Pensar

Pensar diferente es fértil, loable, valiente, provechoso, útil, democrático y necesario para que avancen las ideas y emerjan nuevas. Estar equivocado es un paso necesario para llegar a la verdad. Pero es un sitio de paso, no un sitio de comodidad donde resguardarse de la crítica. Hay que generar un círculo virtuoso:

Pensar distinto → estar equivocado → corregirse → pensar distinto

Esto asegura tanto estar actualizado, como estar dispuesto a pensar radicalmente y proponer novedades que, luego, serán parte del “tener razón” o del “estar equivocado”.

Anuncios

One comment

  1. Reblogueó esto en PENDZIUCHy comentado:
    La verdad que estos pibes si que piensan diferente y vale la pena leerlos, porque en general es fácil compartir la gilada que vende Clarín, 678, etc. Pero esto lo tenés que leer y pensar algo para entenderlo, abrir la cabeza y analizar que pueden haber más opiniones que el lado A o B de la historia… C, D, hasta Z!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s